16nueve / Últimas entradas / Fotografía / Trucos para el posado perfecto, segunda parte

Tendríamos infinidad de tips para aportar a un posado, de hecho de cada uno en concreto podríamos extraer unos cuantos. Si quieres leer algunos más en nuestra primera parte de trucos para el posado perfecto los encontrarás. Aún y la gran cantidad de recursos que podemos usar en estos posts hemos procurado revisar los que nos parecen más importantes. Pero no te engañamos, lograr un posado estéticamente bello y a la vez natural es cuestión de este conocimiento pero también de práctica constante, así que quédate a leer pero disponte a practicar.

Seguimos con manos y brazos y su contexto

¿Por qué seguir con manos y brazos si ya hemos hablado de ellos? es una parte de nuestro cuerpo que crea muchos problemas de posado. La raíz de este problema radica en la importancia que le damos a manos y brazos. Usamos mucho estas partes para expresarnos, tanto sentimientos y emociones «positivas» como «negativas», ahí radica la importancia de mostrar posturas dentro de un contexto que encaje en nuestra toma.
Hay que darle una función a manos y brazos dentro de nuestra escena, la función empezará por liberar la zona de la cintura para que el movimiento o posición sea más fluido, las funciones pueden ser:

  • Descansar o apoyar «encima de»
  • Sujetar
  • Enmarcar
  • Conectar
  • Señalar

Lo  importante es que las manos cumplan una función que sea clara, de lo contrario nuestro cerebro «detectará» que no tiene sentido y percibirá como extraña dicha posición. Es igualmente importante que, si no queremos generar un efecto defensivo, mostremos el dorso y no la palma de la mano. Podemos crear simetría, pero la pose es más fácil y agradable cuando los brazos no están 100% simétricos y solo uno de ellos está apoyado, bien en alguna parte del cuerpo u objeto. Recuerda que sujetar algo es una buena excusa para colocar la mano donde quieras (velo, ramo de flores, joya, vestido…). Podemos señalar o enmarcar la parte del cuerpo o del rostro mismo que más nos interese a través de manos y dedos.
Si vemos una fotografía de grupo donde los sujetos protagonistas están conectados mediante el tacto sentimos una sensación de gran proximidad entre ellos.
Y por último, es importante en los posados grupales o en pareja vigilar que, si se ven las manos, se vean de tal forma que la linea del brazo continue claramente hacia esa mano y no quede «perdida en el aire». En el caso de que no se entienda de quién es la mano o se aprecie la posición extraña es preferible esconderla detrás de algún sujeto y que no se muestres a medias.

Interacción entre modelos

Para conseguir un posado equilibrado con varios modelos en escena es importante que se entienda bien la interacción entre ellos. Por ejemplo: cuando una persona está emocionada o se muestra vulnerable frente a la cámara es importante que la otra persona que aparece muestre las mismas emociones, de lo contrario la conexión entre ellas se pierde. Las emociones deben coincidir. Es por eso que, cuando aparezcas en una escena emotiva conviene imbuirte de su espíritu para no desentonar.
Las acciones y expresiones de los protagonistas de la escena deben tener un sentido.
Cuando las cabezas de los modelos están muy cercanas, una de las dos personas debe ladear la cabeza hacia un lado.

La nariz y la «X»

Si se trata de una pose en pareja la postura resulta más forzada si las narices se apuntan entre si o están paralelas. Si esto sucede, conviene que uno de los dos modelos incline la cabeza de tal manera que, si continuamos con una linea a partir de la punta de sus narices, se crearía una «X«. La pose se vuelve sencilla y correcta. Este truco es más aplicable a primeros planos y a medios o americanos que a planos más abiertos.
Podemos aplicar la «regla de la X» también en fotos grupales, verás que es más natural y agradable que cada nariz apunte a un lado y se crucen las lineas, que no los posados frontales en la misma dirección, esto también implicará que los modelos se miren e interactuen más entre ellos.

Ojos

Éste será nuestro último punto y uno de los más importantes: los ojos son el espejo del alma, crean expresión como ninguna y sí, también existe el posado de ojos.
Los ojos deben de mirar hacia el punto que nos interesa, o a cámara. La expresión debe de ser relaj.da y hay tres técnicas básicas para lograrlo:

  • Mente ocupada. Es bueno que te concentres en algo que merezca tu atención visual, como por ejemplo el momento en que el obturador del objetivo se cierra y se abre. Si no sale de él, también es bueno proponer al fotógrafo que te hable de algo ajeno a la escena para que te olvides de la cámara.
  • Contar algo. Si no se te ocurre nada y no tienes que mirar a cámara busca cosas que contar, por ejemplo las baldosas del suelo o las líneas del papel pintado de la pared, concéntrate en los número.
  • Cierra los ojos antes de la toma. Cierra los ojos para abrirlos al momento de la toma, cuando esto sucede la mirada parece más relajada durante un segundo debido a que nos párpados no están tan tensos.

Y por último recuerda que un buen posado debe ser breve. Nadie, excepto modelos profesionales y en muy contadas ocasiones,  mantiene la misma  pose durante 10 segundos sin parecer forzada. Es preferible ir variandola y realizarla de manera dinámica.