16nueve / Últimas entradas / Fotografía / Temas para fotografía macro

En este mundo no todo son bodas, comuniones y fotografía de eventos… La fotografía macro es muy especial: se trata de la que tiene una relación de aspecto de 1:1, es decir: si tenemos un pétalo de una flor que ocupa 2cm, ocupará 2cm en el sensor de nuestra cámara.  Se trata de un tipo de fotografía muy atractiva por su plasticidad y capacidad para sorprender, quédate a leer si quieres que te expliquemos un poco más y te demos ideas sobre los temas a fotografiar.

Características y Handicaps:

Antes de nada queremos hacer una breve reseña sobre las características y distintos tipo de handicaps que nos encontramos en este tipo de tomas. En primer lugar el objetivo: necesitaremos un objetivo apto para macro o bien anillos de inversión o tubos de extensión. Los objetivos macro suelen ser caros y puede que no queramos desembolsar su coste, en ese caso tenemos las dos opciones arriba mencionadas. El anillo de inversión se coloca en la parte frontal del objetivo y en el cuerpo de la cámara, de modo que le daremos la vuelta a su modo habitual. Así convertimos el objetivo en macro, la ventaja de este método es que se trata del más económico, encontraremos anillos de inversión por muy poquito dinero. La desventaja es que es el más incómodo, sobretodo para enfocar y visualizar la imagen que queremos tomar tanto en el visor como en la pantalla. Los tubos de extensión son la versión económica más recomendable: su precio es algo más elevado que los aros pero algunos tienen capacidad para mantener el autoenfoque del objetivo (aunque usar el autoenfoque en macro tampoco nos ayuda demasiado), pero también podemos visualizar la imagen a fotografiar con mayor nitidez y claridad en el visor de nuestra cámara.

Pero no solo el objetivo, o sus accesorios marcan la diferencia con este tipo de tomas. También la luminosidad o la profundidad de campo varían en cuanto a otros tipos de fotografía: la fotografía macro quita pasos de luz, es decir que impide que pase menos luz a través del sensor, en principio podría parecer bueno tener un objetivo lo más luminoso posible… si no fuera porque también nos quitará profundidad de campo. Por lo tanto aconsejamos cerrar bastante el diafragma ya que tendremos un pronunciado desenfoque de por si. Esto nos lleva de nuevo al problema de la luminosidad, la solución es tirar de luz de apoyo artificial, por esto conviene realizar este tipo de fotografías en estudio (o en uno «casero») o acordarse de llevar luz de apoyo en los exteriores. En este último caso cabe destacar los aros de luz que se acoplan al flash de mano y se sitúan alrededor del objetivo.

Por último, en lo que respecta al objetivo, habrá que tomar conciencia que: a más angular mayor será la escena a fotografiar y más deberemos alejarnos (por ejemplo para tomar imágenes del entorno natural de un insecto), y a más tele más podremos acercarnos y mayor será la aproximación al detalle.

Estas son las características, a grandes rasgos, que deberemos tener en cuenta si queremos iniciarnos en este tipo de fotografía. ¿Queréis alguna idea sobre la temática?

Partes del cuerpo

Las partes pequeñas del cuerpo, con detalles ínfimos que normalmente no alcanzamos a fotografía con definición, siendo la estrella el ojo humano. Cada iris es un mapa diferente, no hay dos iguales, si lográis fotografiar con detalle vuestro iris o el de vuestros seres queridos tendréis un detalle único, que nadie más tendrá. Pero no solo se trata del ojo, poros de la piel, huellas dactilares, fibra capilar, etc. Todo único y más personal ¡imposible!

Insectos y detalles de fauna

De las temáticas más fotografiadas en macro, tanto en su entorno natural como en alguno simulado en estudio. hay verdaderos especialista en este tipo de fotografía, con recursos que pasan por «narcotizar» levemente a los insectos o usar iluminaciones específicas para ellos. Nosotros aconsejamos arriesgar a captarlos en su hábitat y con ayuda de soporte lumínico y lentes de una longitud focal más larga para no necesitar tanta aproximación.

Flora

Otro gran tema es la flora. Al igual que con los insectos podemos realizarlas en su medio natural o en estudio, con la buena notícia de que nos resultará más sencillo, y menos traumático para la especie, trasladarla a estudio. Podemos realizar tomas más preparadas y compuestas, os sugerimos atreveros con la abstracción y hacer de pétalos, ramilletes, hongos, semillas… parte de vuestro lienzo sin limitaciones estéticas.

Líquidos

Y por último otro «sujeto» a fotografiar bien efectista y con efectos que nos sorprenderán: los líquidos. en forma de gotas de agua, copos de nieve, hielo, aceite… incluso podemos tirar de tintes y teñir diferentes líquidos y superficies para conseguir el efecto deseado. Se trata de unas tomas no solo dedicadas a captar la realidad «tal cual» sino hechas para experimentar. Descontextualizar esas parte diminutas, u objetos que normalmente vemos tan pequeños, y verlos en distintos tamaños y soportes puede ayudarnos a generar efectos estéticos muy interesantes.
Y tu ¿te animas con la fotografía macro?