Sesión de embarazo

Hoy vengo a hablaros a las que queráis haceros una sesión de embarazo pero no estéis seguras de cómo “funcionan”.

Para vosotras todo debe de ser fácil pero como la información no está de más quedaros a leer algunas consideraciones antes de decidiros a hacerla:

Muchos fotógrafos ponen fecha límite para programar una sesión de embarazo. Esto tiene un sentido: cuando más nos acercamos a la recta final del embarazo nos encontramos más hinchadas debido a la retención y solemos vernos “peor”.

Personalmente no estoy de acuerdo y es que pienso que esto solo lo debéis decidir VOSOTRAS.

Un embarazo es algo muy íntimo y particular, muchas madres no se deciden a mostrase antes, desconocen o bien se les olvida ese “limite” de fecha. ¿Por ésto hay que excluirlas de guardar un recuerdo de ése momento de su vida?

Creedme si os digo que a todo cuerpo y momento le podemos sacar belleza, y quién os diga que no es simplemente porque no sabe el “cómo”.

Aún y eso sí es importante reservar sesión con tiempo para aseguraros encontrar hueco en la agenda del profesional, pero en mis sesiones los únicos momentos que os aconsejo tener en cuenta son: cuando ya os veáis suficiente barriguita o bien cuando ya no os sintáis cómodas para “posar”. El resto no debería de importarnos en exceso.

Dicho ésto ¿Exteriores o estudio?

Lo más básico para decidiros será de nuevo vuestra comodidad. Muchas madres se ven capaces de hacer muchas actividades hasta muy avanzado el embarazo, otras sin embargo se cansan e incomodan más pronto.

Aunque pueden hacerse sesiones de exteriores muy calmadas conviene que tengáis en cuenta que éstas implican un desplazamiento y, en ocasiones, ir moviéndonos para cambiar de escenario.

El estudio puede ser más cómodo en ésos casos.

Si os decidís por estúdio es probable que haya poses un poco más minuciosas: no os preocupéis, la mayoría no somos modelos y el fotógrafo os dirigirá. Tampoco es complicado ni debéis llegar a sentiros incómodas.

Aún así os escribe una fotógrafa con clara preferencia por las sesiones tipo lifestile o espontáneas, y en ese sentido el exterior ayuda.

En los dos casos pensad antes de venir dos cosas:

Quién queréis que salga en algunas imágenes con vosotras. En vuestra sesión tampoco tenéis porqué aparecer vosotras solas, podéis traer a vuestra pareja,hijos o incluso mascota. Algunos estudios ponen una limitación de personas por sesión pero siempre se prevén tomas con algunos familiares.

– El vestuario es aconsejable que sea en tonos lisos, preferiblemente claros pero entra dentro de vuestra elección. Batines, quimonos o vestidos vaporosos suelen funcionar muy bien. Pero también la ropa interior de tonos lisos y vaqueros e incluso el desnudo. Lo mejor es que traigáis vosotras algo que os identifique, aunque el fotógrafo disponga de vestuario siempre será más personal si decidís vosotras desde cero lo que queréis llevar.

Por último: disfrutad del momento desde la calma y emoción, no tenéis que cubrir ninguna expectativa ni podéis “hacerlo mal”, el día de vuestra sesión de embarazo debe de ser un regalo para vosotras.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *