La importancia de las fotos en una comunión

La comunión no es un evento cualquiera y por eso amerita estar preparado para que no haya imprevistos en esta fecha tan especial para tu hijo y tu familia. Además de la vestimenta y las invitaciones, también hay otro punto importante que se debe tener muy en cuenta: sí, hablamos de las fotos.

Las fotos pueden inmortalizar cualquier momento especial. Y qué mejor ocasión que la comunión para que tu pequeño tenga un recuerdo para toda la vida. Aquí, en vez de una razón, podrás descubrir 3 motivos por los cuales no deben faltar las fotos en la primera comunión de tu hijo.

Puedes jugar con los espacios y organizar una sesión de fotos en cualquier lugar

Foto de comunión en bosque

En bosques, con fondos de playas, en una terraza, en un salón… estos y otros escenarios son perfectos para que tu pequeño/a luzca un traje o vestido y sonría a la cámara como muestra de amor, carisma y mucha elegancia. El acto en cuestión es el factor más importante por tratarse de religión, así que antes o después de haber participado en él, puedes llevar a tu hijo para tomarle un par de fotografías en sitios diferentes.

Tendrás fotos para recordar cómo era tu pequeño antes del cambio

Los hijos crecen tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos ya vemos cómo ha crecido y se ha convertido en un adolescente. Por esto, qué mejor ocasión que la comunión para sacarle un par de fotos para recordarlo cómo era cuando niño. Luciendo una vestimenta formal, puedes enseñarle su cara y semblante de hace unos cuantos años atrás.

Podrás tener un recuerdo para mostrárselos a tus nietos y demás personas

Claro está que tu hijo no estará pendiente de esto, pero si quieres que más adelante te lo agradezca, es mejor que pienses en tomar buenas fotos para mostrárselas a él y a sus hijos en un par de décadas. En conversaciones con algunos clientes de 16nueve hemos contrastado que varios padres se arrepienten de no haber tomado fotos a sus hijos en estos actos, pues después son ellos los que reclaman que no hay algún recuerdo inmortalizado en una imagen, ya sea en físico o digital.

Estamos seguros que después de haber visto estas 3 razones quedarás convencido que lo mejor es capturar un par de fotos cuando tu hijo haga la comunión. Si tienes alguna duda, recuerda que puedes recurrir a nosotros sin ningún compromiso.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *