Bodas de Invierno

Como fotógrafa de bodas me encanta participar en celebraciones distintas: temáticas, con votos peculiares, decoración muy personal… muchos puntos pueden hacer único un enlace.

Pero una de las cosas que más me ha gustado ver en los últimos años es que cada vez más parejas deciden casarse en fechas diferentes a las convencionales.

El verano y la primavera han sido los momentos más tradicionales para dar el paso, pero voy a explicarte cuatro ventajas de casarse en un momento tan poco habitual como el invierno:

  1. Los tonos son más suaves. esto no solo lo hace la diferencia cromática en la vegetación. Un estudio de la universidad de York en Reino Unido demostró que percibimos de forma distinta los colores adaptándonos a las estaciones. El invierno sería más frío pero menos saturado, con lo cual aporta suavidad y romanticismo a nuestras fotografías.
  2. La luz. Curiosamente uno de los puntos que echan para atrás a la hora de tomar instantáneas en ésta época del año. Normalmente nos parece una desventaja debido a que hay menos horas de luz, y todos sabemos lo importante de éste elemento para todos los fotógrafos. Pero desde mi punto de vista esta debilidad puede ser una fortaleza si elegimos un enlace de mañana o principios de la tarde ya que podremos hacer más tomas al atardecer y la luz será menos dura.
  3. La gente. Supongamos que te casas en la playa o en un entorno natural muy frecuentado. ¿te imaginas cómo podrían mejorar los resultados si no hubiese “espontáneos” alrededor? de los mayores inconvenientes a los que me he enfrentado en mis bodas de playa ha sido la cantidad de gente que la frecuenta en primavera o verano.
  4. ¡Nieve! las sesiones en la nieve son muy especiales y… complicadas para los fotógrafos, pero realmente mágicas. No se me ocurre un mejor motivo para decidirte a casarte en invierno.

¿Te animas?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *